¿Tu casa se adapta a tu familia? ¿Qué debería considerar la Arquitectura para apoyar la diversidad familiar? ¿Para qué tipo de familia estamos diseñando? ¿Por qué se siguen haciendo, sobre todo, apartamentos de tres habitaciones y dos baños?

Si quieres escuchar este tema entre vivencias y risas, oye este episodio del podcast.

Arquitectura y Diversidad Familiar | 72 Dosis de Diseño

La arquitectura desempeña un papel fundamental en la creación de espacios acogedores y funcionales, cuando se toma en cuenta necesidades y dinámicas de la variedad de personas y grupos que habitan esos espacios. Conocer quiénes viven, cómo son, cuántos son, qué hacen. De esta manera la casa se adecuará a las dinámicas familiares.

La familia es la institución humana más antigua y también la que más ha cambiado a lo largo de la historia. Nace a partir de la unión de varias personas o varios grupos de personas que viven bajo un mismo techo, más adelante se convertiría en la unión religiosa y legal entre un hombre y una mujer, con la finalidad de procrear como norma -así tal cual, y punto-. Pero ahora es más común que haya diversidad de familias, dejando a la «familia tradicional» (esta papá, mamá e hijos) como un tipo de familia más.

¿Cómo logramos que haya diversidad familiar?

Los seres humanos nos transformamos y nuestras maneras de vivir también.

La diversidad familiar se pone en evidencia cuando se rompen los tabúes, sube la tasa de divorcios, no se siguen los cánones establecidos, no se veta a las mujeres que quedan embarazadas, surgen las familias monoparentales, se considera familia a las parejas sin hijos, a las parejas del mismo sexo e incluso a las personas solas.

Actualmente hay tantos tipos de familia como maneras de construir una casa. Entonces, ¿Por qué muchos solamente asumen que una vivienda es para la estructura «mamá, papá e hijos»?

Creo que, si en lugar de replicar patrones sin cuestionarnos si será útil o no, diseñáramos en función de la realidad, otro sería el cuento.

Si me preguntan, diré que la Arquitectura Modular funcionaría para la construcción o deconstrucción de la diversidad familiar. Típico que planeas la vivienda en función de un determinado grupo de personas, y en el camino la cuenta es otra. De seguro en las familias que crecen el típico apartamento de tres habitaciones y dos baños, quede chico. Lo mismo para las familias que se desfragmentan o van decreciendo por una u otra razón. A mucha gente le he escuchado que «esta casa ya es muy grande para mí».

Entendamos que la naturaleza de la familia es transformarse y entonces la casa ha de transformarse. Porque de seguro sea la edificación en la que pasemos más horas, donde desempeñamos un serie de actividades fundamentales para nuestra vida, como la relación con la familia.

¿Cómo la Arquitectura acoge la Diversidad Familiar?

Familias hay de una, dos, tres, seis, diez personas. Así como hay parejas hombre-mujer, también hay parejas de géneros y orientaciones sexuales diversos, con o sin hijos. Y por supuesto, también están las familias con hijos perros o gatos.

El patrón de tres habitaciones y dos baños no es la única respuesta válida de vivienda. Debemos entender quiénes la habitan, cómo son, cómo se comportan, cómo viven, qué necesitan y cómo posiblemente se transforman. ¿Son familias en relación de dependencia o más bien autónomas? ¿Son extensivas, es decir hay más de un núcleo familiar? ¿Son contemporáneos o hay diferencias grandes de edades? Cada una necesita su espacio, cada una tiene dinámicas y necesidades distintas.

Una casa para cada tipo de familia

  • Si hablamos de una familia extensa, donde existen varios núcleos familiares; es preciso considerar una vivienda que se transforme, y nos de la posibilidad de agregar más habitaciones, pues nadie quiere dormir en la sala o en la casita del perro.
  • Una familia multigeneracional o polinuclear se compone de padres, hijos, nietos, de seguro tíos también, y hasta la pareja del momento. La apropiación de las habitaciones es más evidente y los espacios comunes han de ser amplios.
  • Si más bien tenemos una familia monoparental, donde sólo existe madre e hijo(s) o padre e hijo(s), la configuración espacial puede ser como la de una familia nuclear en la que estén presentes ambos padres, considerando que sólo habrá un miembro en la «habitación principal».
  • Una familia de dos personas podría desear un diseño más abierto y fluido que vaya en consonancia con su estilo de vida. Toda la vivienda se toma como un lugar íntimo.
  • Si estamos diseñando para una familia unipersonal, es decir, una sola persona -que suele ser más común en personas de más de años-, convendría una casa pequeña, fácil de mantener y que se adapte a las necesidades y gustos de la persona que la habita.
  • Una familia con perri-hijo o gati-hijo tendrá demandas de higiene y adecuación en función de las dinámicas que supone tener un animal.
  • Una familia con integrantes que tengan ciertas condiciones de salud, diversidad funcional o neurológica, requerirá de espacios que se acoplen a sus capacidades y mitiguen las molestia
  • Para una familia donde son dos, pero no son pareja, es decir, dos hermanos, dos primos, dos amigos (a menos que…), lo más sensato será tener al menos dos habitaciones.

A todas luces, ésto confirma que lo que conocemos como “familia tradicional” ha dejado de existir y, ahora lo normal es la diversidad, que hace que cada familia sea única, especial y diferente.

No tiene ningún sentido seguir construyendo edificios con apartamentos de una sola distribución, porque la diversidad es la reina de esta vida. Sería un pecado seguir diseñando apartamentos de tres habitaciones para una persona (como en Venezuela), o un monoambiente para una familia de tres miembros (como en Argentina).

Diversidad en las familias, en las necesidades y en las casas

Leyendo referencias, porque obviamente no estoy inventando el agua tibia, sólo estoy haciendo una reflexión sinérgica, me encontré con Allard, quien apunta que las funciones de una familia están relacionadas con cubrir las necesidades básicas de «tener», «relacionarse» y «ser», y por ende, deberían verse reflejadas en los espacios de una casa, así:

  • Tener: todos necesitamos tener una casa, un refugio para habitar. Es una cuestión material y de seguridad, donde los espacios deben cumplir con nuestro formato de vida.
  • Relacionarse: somos seres gregarios, necesitamos socializar y comunicarnos con los demás. Entonces, ¿Cómo es la dinámica social en casa? ¿Hace falta una sala o un espacio versátil, o más bien una cocina más amplia?
  • Ser: una cuestión de identidad y autonomía. Somos en las calles, en los espacios públicos, pero sobre todo somos en la casa, donde converge nuestra vida pública, privada e íntima. Por ende cada espacio debe acoplarse a nuestra naturaleza como seres humanos.

Y aunque he sido crítica a Le Corbusier, sí que recalco su manera diversa de ver a las familias, lo que representó al proyectar «l’Unité d’Habitation de Marseille». Allí Le Corbusier contempla módulos habitacionales de múltiples combinaciones, desde familias unipersonales hasta familias de cuatro a ocho hijos. Si te interesa, aquí lo puedes ver.

Entonces sí, la arquitectura tiene un rol importante en la diversidad familiar, y por eso debe comprometerse aún más con estas transformaciones sociales. Finalmente es una relación simbiótica. Pero recuerden, queridos, también es importante el amor, el respeto y la unión.

Si quieres indagar más sobre la dupla entre diversidad y diseño, te recomendamos pases por el post en lascooltas.com.

Habita espacios saludables y crea productos respetuosos

Bienestar y ética en proyectos de arquitectura y diseño.

En Estudio Dosis nos centramos en mejorar la calidad de vida, por medio de la neuro-arquitectura y el diseño sistémico, y en optimizar el proceso a través del BIM.

Apreciaremos tu aporte sobre:

👩‍👩‍👧‍👦 Arquitectura y Diversidad Familiar

Comenta

Respuesta a «👩‍👩‍👧‍👦 Arquitectura y Diversidad Familiar»
  1. Avatar de Juan Carlos Chavez
    Juan Carlos Chavez

    Me encanto el articulo y el documental. Esto es el deber social, hacia una aquitectura de diversidad familiar y no una moda.